MOVIMIENTO CIVICO LIBERAL MEXICANO.

viernes, octubre 22, 2010

¿LIBERTAD? ¿PARA QUE?

Me doy a la tarea de escribir este blog, como una respuesta al enorme sentimiento de impotencia que me causa el ver a mis semejantes, que de una manera muchas veces inconsciente, no solamente desdeñan su propia libertad, sino claman por "protecciones" del "ogro filantrópico", de ese estado avasallador y con pretensiones de "todologo", que finalmente provoca la formación de lacayos y no de ciudadanos.


Pero no se trata, a fin de cuentas, de solo un ejercicio catártico que ayude a mitigar mis penas personales, sino también, de lo que a mí me parece un acto sublime de amor al prójimo: ayudarlo, espero, a abrir los ojos, a elevar su altura de miras, a ser objetivo en su razonamiento a partir de quitarse todas esas "telarañas" mentales que nos han formado a partir de una muy mediocre educación, implementada, supervisada y sancionada por ese omnipresente estado avasallador, que en su afán de "igualarnos" todo lo vulgariza, todo lo envilece. Espero que el amable lector generosamente me otorgue el "beneficio de la duda" en este ultimo fin, y no lo tome como una arrogancia de este su servidor.

Escribo desde México, pero espero que estas letras sirvan y se adecuen, tengan aplicación, en nuestra muy atrasada América Latina (en esto último tendermos consenso seguramente).


En estas páginas, trataré de difundir el pensamiento de tantos y tan valiosos pensadores liberales, de todos los países de todas las latitudes, y en cierta forma comentar las posibilidades de su aplicación, y sus ventajas y beneficios, en nuestro México y nuestra América Latina.

De igual manera trataré que esta página contenga los vínculos a información y a opiniones de liberales de todo el mundo y de todos los tiempos.

He proyectado crear otros blogs en donde emitir también mis opiniones personales desde un estricto punto de vista liberal, acerca de asuntos y eventos mas cotidianos, un punto de vista que creo que hace falta en el diario acontecer de nuestra vida social y política, tan permeada por esa falacia de demagogos que llaman lo "políticamente correcto". Ya serán invitados oportunamente a acompañarnos en estos nuevos caminos que he decidido recorrer.

A los lectores mas entusiastas, los conminaré a formar en sus localidades sus "círculos liberales" o "clubes liberales" (tan de moda y tan trascendentes a principios del siglo 20) como una manera mas de reproducir este afán de difundir la idea mas noble de todas y centro de nuestro credo, la libertad del ser humano, y que estos puedan ser el germen de un gran movimiento cívico, de una revolución de las conciencias individuales, de los ciudadanos de México y, porque no, de América Latina.

Espero pues, que este pequeño esfuerzo rinda frutos, en cada una de las personas que tengan a bien en seguirnos. Me comprometo a tratar cuando menos un tema cada semana en este sitio y a revisar y contestar los comentarios serios, que tengan a bien a hacernos los ciudadanos libres bien identificados (cobardes que, con "nicks" u otros subterfugios para permanecer en el anonimato, no sean capaces de hacerse cargo de sus propias opiniones, solo recibirán de un servidor "el látigo de mi desprecio", pues uno de los fundamentos de la libertad, de la verdadera libertad que exploraremos y analizaremos aquí, es precisamente la responsabilidad). ¡Bienvenido pues el debate, respetuoso responsable e informado!

Espero muy pronto enriquecer el sitio con otras entradas, multimedia y vínculos. Les pido paciencia pues aún estoy en vías de conocer el funcionamiento de esta herramienta informática. También espero imprimirle al sitio un "ambiente" alegre y una pizca de buen humor, pues creo que también un ambiente lúdico y agradable "se lleva bien" con los ideales de libertad, en esta tarea estoy contando con tus amables aportaciones estimable lector.

Con respecto a el título de esta entrada, este proviene de una anécdota que involucra al déspota líder de la revolución bolchevique de la hoy desaparecida Unión Soviética. En 1920, y como miembro de la Comisión Ejecutiva del Partido Socialista Obrero Español, Fernando de los Ríos viajó a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas a estudiar la posibilidad de la afiliación de su partido a la Internacional Comunista. Allí se encontró con Lenin. Preguntado por el socialista español sobre cuándo traería el régimen bolchevique la libertad para los ciudadanos, el dictador soviético le contestó al más puro estilo latinoamericano, es decir, con otra pregunta que se acabó convirtiendo en la representación más clara de un socialista quitándose la careta:

“¿Libertad? ¿para qué?”
Aquí espero tener la oportunidad de contestarle a Lenin, y mostrarle a todos los seguidores de todas las falacias socialistas, y su extremo el comunismo, para qué queremos la liberad.

Tercera llamada... ¡Comenzamos!

video

Etiquetas:

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

http://www.wikio.es